Dejame que te cuente una historia, antes de que mis demonios me atrapen, antes de que tengas que irte....

24 ago. 2009

hola anonima

Sí tienes toda la razón no se quien seas, no se de quien me hablas, no si es es de Leo o de Angel o de quién... no quiero tú nombre si no quieres decirmelo solo aclaram eso por favor...
pues según yo hablas de mi rastudin, o de Angelit?

dime por fitas... tal vez así pueda entender muchas cosas

gracias por tus palabras
buena vibra

de corazon

18 ago. 2009

Alguien se robo mis ganas...







Desperté esta mañana, mi celular sonaba creí que era la alarma que indica "báñate, a trabajar"... Sin mirarlo apreté el botón rojo.


Salí sin maquillaje, ni peinados, tome el primer taxi, - A periférico por favor- La verdad es que solo pensaba en encontrarme a Alberto en el camino... pero llegue a mi oficina y jamás lo encontré. Salí 3:30pm no hice mucho en el horario laboral, Jorch mi fiel amigo platicaba conmigo y alagaba mi estancia en el mundo, pero eso no me hacía sentir bien, no me incomodaba... pero tampoco sonreía como suelo hacerlo.


Parece que alguien se llevo mi sonrisa de hoy, ¿donde demonios debería buscarla? cambie mi actitud subí a mi bus "Santa Martha", que hoy iba mas atascado que otros días o tal vez mi estúpida apatía me hacía verlo así...


Llegue a la universidad "El Terro" me esperaba en la puerta "pacheca", -Que tranza amiga, que bonita te ves de rubia, oye quiero contarte sobre un proyecto- Perdón Terro, hoy no quiero hablar, y no está mi mente como para razonar lo que escucho... voy a clase-


Extraño a You, pienso mientras mi clase avanza y el arte clásico es el tema, yo solo pienso en una rola de Víctor Wooten, el eco de su bajo es lo único que cabe en mi mente, quiero comer apio, eso solo pasa cuando mi ánimo está muerto... ¿Termina la clase?, ¿pero qué hora es? ¿Qué hice en todo el día?...


Que ya son las 8:30pm y está no es Historia del Arte sí, no Pensamientos latinoamericanos... no entiendo, que demonios hago en la esquina del lado derecho aquí no me siento YO.


Tome mis cosas indignada, no sabía que pasaba, no entendía ¿por qué mi Apatía me hizo perder todo un día en pensamientos que no tienen ningún fin?, más que eso el FIN.


Baje al cubículo de los rojitos o sea nosotros, mientras le quemaban las patas a santan, yo los miraba reír y trate como loca de hacer lo mismo, de nuevo un intento en vano la verdad es que hoy no fui con mi Diablo. Decidí irme sola no avise ni me despedí de nadie, al llegar a Chabacano, sonreí, así de la nada, atrás de mi Alberto -Gitana coincidimos de nuevo, te llame por la mañana quería verte antes de ir al trabajo pero me mando a buzón- ¿a mi cel.?-! pues a donde más mujer!... Saque el celular lo revise, 3 MSN nuevos, uno de You, uno de mi amiga Martha y otro de Terro (amiga, se que estas triste pero no olvides que si no pruebas los polos de la vida no habrás vivido) y 2 llamadas perdidas ambas de Alberto... -Perdón juro que no se qué paso no lo escuche. ¿Cómo estas?....



Saque mi camara, algo raro podría surgir...




Y así llegamos a mi casa, podría jurar que mi Yo real, se quedo en chabacano ayer por la noche, y me espero hasta hoy al volver, no tengo conclusión ni explicación... solo que de pronto me pierdo en el camino y me olvido de esa parte que siempre está conmigo... mi APATIA.


-Quiero seguir sin tener que saber donde debo pisar-













4 ago. 2009

Niños quemados: Cayeron al más hondo de los pozos


http://www.youtube.com/watch?v=BwRUq_0SK

MARCELA TURATI




La víctima mortal número 49 del incendio de la guardería ABC, un niño de tres años siete meses de edad, se produjo el martes 28 de julio en el Hospital Shriners de Sacramento, California, después de batallar durante casi dos meses, junto a sus padres, para conservar la vida. De los 75 pequeños que sobrevivieron tras la conflagración, ya sólo quedan 14 hospitalizados, y varios de sus familiares, destrozados por el dolor y la rabia, refieren a Proceso las luchas que han debido enfrentar para darles buena atención y no dejarlos en manos de uno de los principales causantes de la tragedia: el Seguro Social.

SACRAMENTO, California.- Juan Carlos Rascón Holguín nunca más chocará la palma de su mano contra la de su papá, como lo hacían algunos días al despedirse antes de ser llevado a la guardería ABC. La última vez que lo intentó, en un cuarto de terapia intensiva del Shriners Hospital para niños quemados, Juan Carlos movió milimétricamente un músculo del brazo tratando de responder a la voz de papá que le decía "chócalas" con el fin de hacerlo reaccionar.

Todo el tiempo que estuvo inconsciente, su mamá y su papá le cantaban, le repetían cuánto lo amaban, le hablaban de su hermanita.

El pasado martes 28 no intentó más, con la ayuda del respirador, llenar sus pulmones congestionados de hollín. No se esforzó por jalar aire a través de la tráquea quemada. No pasará otra operación para estrenar una piel nueva que, quizás, otra vez rechazaría. Ni recibirá más fármacos contra el dolor del cuerpo quemado.

Juan Carlos se convirtió en la más reciente víctima mortal del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, la número 49. Falleció a pesar de su empeño por vivir, que dejó admirados a quienes lo atendieron hasta el final.

"El doctor nos dijo: 'Haga de cuenta que (los niños quemados) cayeron en un pozo muy profundo, y el más hondo de todos: por cada dos pasos que dan para salir, resbalan uno'. Ni un adulto lo hubiera aguantado, pero él va a salir", dijo Rosa Elia, su mamá, dos días antes de la muerte de su hijo. Ella y su esposo Juan José habían mentalizado que su niño podría seguir, hasta fin de año, en terapia intensiva y pasar otro lapso en rehabilitación.

Era sorprendente cómo el pequeño de tres años y siete meses había logrado escalar aquel "pozo profundo" en el que cayó junto con otros 75 compañeros sobrevivientes del incendio.

En la recepción del Hospital Shriners, antes de la muerte de Juan Carlos, sus padres contaron la historia de su pequeño que, pasadas las 2:30 de la tarde del 5 de junio, dormía una siesta en el salón C-1, pegado al almacén de papeles del gobierno de Sonora, donde empezó el fuego.

A él lo rescataron de la peste tóxica por uno de los boquetes que los vecinos abrieron ante la falta de salidas de emergencia. Su mamá lo vio pasar disfrazado de hollín, en brazos de un policía que le dio respiración. Iba con los ojos abiertos. Se lo llevaron en una patrulla. Y su madre, en
shock, no pudo decir que era su hijo.

Siete horas tardó su
vía dolorosade hospital en hospital, buscándolo. A las 10 de la noche lo encontró. Era otro. La hinchazón por las quemaduras le había transformado los rasgos. Otras mamás aseguraban que Juan Carlos era su hijo, y Rosa Elia argumentaba que era el suyo porque "tenía los dedos chiquitos del pie dobladitos" y tres granitos en la panza que la noche anterior había untado de pomada.

Desde el principio los médicos le dijeron que se convulsionaría por el tóxico acumulado y tanta quemadura. Pero él aguantó esa y más noches, y hasta un vuelo a Estados Unidos que los papás consiguieron después de armar un escándalo ante la prensa, porque los funcionarios del IMSS obstaculizaban su traslado.

"Nos dijeron que lo iban a mandar a Guadalajara; pensamos que a un hospital especializado, pero cuando nos enteramos que era a una clínica del Seguro, dije: ¡claro que no, menos ahí!", comentó Juan José, el papá treintañero.

Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1709 que empezó a circular este domingo 2 de agosto.

2 ago. 2009

(Por más separadas que parezcan las vías, siempre en un punto se unen a otras)






El computador marca: domingo 2 de Agosto 3:45am, si mis cuentas no fallan, faltan escasas horas para ingresar a la universidad. Después de un año de espera y mil trabas en e l camino, una puerta más que se abre.


Y hoy habló de aquella que cierro por completo… mientras escucho la Beetoven´s 9th interpretada por Jethro Tull, imagino la historia ficticia que en mi habito por un año, esa de la que hoy me despido, por que ya no quiero más dolor, por que me termine por consumir, por que ya ni siquiera podía escribir para mi…

Miro tus sitios Web, noto que hay gente nueva en tú vida, que tú sonríes, platicas, escribes y hasta dedicas a alguien más. Prometí ya no escribir y cuentos atrás dije sería el ultimo, pero dice mi camarada el Yayo “y esté amor si… ¿para que?”. Esta vez no quiero un show, no quiero una obra, ni un guión mucho menos un poema vacío… vacío como lo fue siempre. Como se llenaron bocas al decir- lo de ella, el… nosotros, eso jamás fue-. Hoy sólo te agradezco por que a pesar de las mil historias ficticias como solías llamar, viví y renací… por que a pesar de mis quebrantos tus besos me pegaron…





Ahora el tiempo juega un papel clave, ahora y no antes, ahora y no después!
Y el espacio que te pido a gritos lo brindas a alguien más, este golpe me enseño mas que a avanzar, aprendí a madurar… Me regreso mis alas, las necesito para continuar.

No estoy arrepentida, no estoy triste, no estoy molesta, estoy tranquila, así lo diría…
No niego que MATARíA de ser necesario, pues así aprendí a amar… Tampoco borro las palabras dichas “lo digo y lo sostengo” (You) Cambiaste mi vida, yT.A.,quiero verte siempre, quiero ser feliz, quiero que tú lo seas… y se que lo eres, pero nada pierdo al incluirte en mis quereres. Hay un beso perpetuo clavado en mi ser.






Y no significa que estés fuera, que no quiera verte más, o no hablarte pues realmente quisiera morir a tú lado, sólo me despido y entierro en mi baúl de tesoros, mi historia. Para poder escribir otra…

Quiero caminar sobre las prostitutas vías de la vida, sin tener que voltear a mirar si aún estas atrás…



Simples

Simples
en el silencio del acto.. radica su fortaleza