Dejame que te cuente una historia, antes de que mis demonios me atrapen, antes de que tengas que irte....

13 may. 2010

La Luna Menguaría

No importaba ni el contexto ni sus nombres, en esta pequeña historia esos pequeños detalles no entran. Eran el y ella, y el protagonista aquí no eran ellos si no el amor que ella sentía por el, se conocieron durante una guerra, ellos fueron los sobrevivientes de una batalla, al final perdidos entre cadáveres. El la miro diciendo en silencio lo que ella necesitaba para sobrevivir a tal catástrofe, vivieron juntos durante mucho tiempo, ella siempre sintió un enorme agradecimiento por salvarla de la muerte, y todos los días trataba de regalarle un pedazo de su vida, una sonrisa, una caricia... Los problemas fueron notables a partir de un que al pueblo llego una mujer, el se volvió frío y distante, ya no sonreía como antes, y el viento podía decirle a ella el cambio total en las veredas. Ella decidió tomar un largo viaje meterse en una montaña y emerger tiempo después, al termino de este, volvió para encontrarlo acompañado, ya no era ella quien vivía en su casa si no alguien más, entendió todo pues ella cambio lo que solo era lejanía en una ruptura, dejo de escucharlo de entenderlo, de soñarlo, para solo contarle lo que hacia mal, comenzó a resaltar los contras y se olvido de los pro´s. Corrió hacia una colina, hasta la parte más alta, donde ella entre el mundo era nada, y entendió que su vida había sido dedicada a hacer una vida juntos, que debería terminar con todo lo que conocía de ella para poder revivir; tomo una rama y la incrusto en su pecho... Si es que es real, tal como el pueblo Rom lo narraba, en cada llanto de uno de sus hijos gitanos, la luna menguaría una noche y bajaría por ellos, los arrullaría con sonrisas y les regalaría un lugar en las estrellas.

No hay comentarios:

Simples

Simples
en el silencio del acto.. radica su fortaleza